Los Despilfarros de la Reina

La proyección del proyecto de musealización de los Baños de la Reina, atrayente y seductora al principio, pero con un giro final inesperado.

Empieza la voz en off la presentación …” En la antigüedad, estimulado sin duda por el hermoso paisaje, su riqueza natural y sus inmejorables condiciones ambientales, un ciudadano romano estableció su casa al borde del mar” … luego vino Ana Sala y lo cambió, todo.

Sorpresa, cuando el espectador pensaba que iba ser abstraído a la Pax romana del siglo II, y acaba con la sensación de trasladarse a la Valencia de principios del XXI, la década de los sobrecostes, los proyectos megalómanos, los “amiguetes”, el despilfarro…la época de oro del peor PP. A aquel circuito urbano de Fórmula Uno de valencia del que decían: “si no continuamos en el poder nosotros, no se hará”. Lo que entonces se profería como amenaza, hoy suena a promesa.

Pese la excelente ejecución técnica de la integración infográfica con la imagen real, uno se queda con la sensación de haber asistido a la proyección del último vídeo electoral de ese PP de antaño, pagado generosamente, al igual que entonces, con dinero público. Aquel tópico de que la derecha gestiona mejor, ya no se lo cree nadie. O es que queremos volver a esa época faraónica que aún se revuelve en los juzgados.

Siempre habrá alcaldes que se dejen llevar por los aires de grandeza y otros problemas emocionales derivados del tamaño de su ego. Pero, ¿estamos ante un proyectismo preelectoral patológico o es simple adicción a la licitación de proyectos millonarios?

Dinamitado visualmente el paisaje natural de los yacimientos, demostrando que el ansia de protagonismo político es más grande que la capacidad de gestión.
Dinamitado visualmente el paisaje natural de los yacimientos, demostrando que el ansia de protagonismo político es más grande que la capacidad de gestión.

Aquí es inevitable trazar paralelismos con la oficina de atención turística del Siglo XXI. Calp parece querer entrar a trompicones en este siglo, a base de polémicas construcciones arquitectónicas, tan modernas que chirrían en el entorno. Llenar de escaleras mecánicas y acero inoxidable el casco antiguo solo demuestra la habilidad de gastar dinero Europeo en proyectos ineficaces. Se da la apariencia que el único acervo que se quiere mantener es el del pelotazo, el comisionismo y el sobrecoste.

Lejos de explicar a la ciudadanía la falta de limpieza, infraestructura educativa, sanitaria, importante y vertebral, que sufre este municipio, se nos pretende distraer con distopias de cemento sobre entornos naturales y protegidos. El mismo postureo que con el Club Social la Manzanera, humo y espejos. Tras el prestigio, la carencia en alcantarillados, aparcamiento o centros públicos pasan a segundo plano.

Ya hemos perdido mucho patrimonio en Calp, por el cemento, por la mala gestión, y sobre todo, por la negativa del gobierno local de realizar catas arqueológicas obligatorias en sitios de referencia. Recordemos la obstinación de no realizarlas cuando se urbanizó la “Casita Blanca”. Cuánta riqueza patrimonial habríamos salvado con gobernantes que no antepusieran el interés económico inmediato sobre lo cultural y atemporal. Poca perspectiva, siempre hubo.

Detrás de cada gran presentación siempre viene una factura del mismo tamaño. Tenemos vídeo e imagen gráfica para hacer márquetin, pero aún no hemos resuelto la compra de los terrenos. Comenzamos la casa por el tejado, sin tan siquiera evaluar el coste de los cimientos, la capacidad de pago o la situación económica futura. Hemos dinamitado visualmente el paisaje natural en el que se encuentran los yacimientos, demostrando otra vez que el ansia de protagonismo político es más grande que la capacidad de gestión.

La falta de liderazgo político anticipa otro proyecto fallido. Se podía haber acometido por partes, con una décima parte del presupuesto, implementación gradual y moderada. Con previsión, participación ciudadana, didáctica política y mucho menos circo.

Vaya por delante que la parte cientifica del proyecto es válida, loable y mucho mejor que la política, que carece de ese espíritu. El ingrediente principal que siempre le ha faltado al equipo de gobierno: humildad.

Encajonado sobre paraje protegido, la construcción aparece como un artefacto extraño, casi antinatural. ¿Se habrán vuelto a saltar las normativas?

Artículo de opinión:
Marco Bittner
Secretario General
PSOE Calp

One thought on “Los Despilfarros de la Reina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.