Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y el Maltrato en la Vejez.

El gran cambio social que provoca el envejecimiento de la población, hace necesario que expertos de todo el mundo se reúnan este 15 de junio en diferentes ciudades. Roma, Madrid, Nueva York, son el escenario donde se analizan los procesos necesarios, para que el maltrato y el abuso en la vejez desaparezcan.

Es imprescindible que la población en general “Tome Conciencia “de esta realidad silenciosa y latente para poder combatirla. A priori, la información sorprende y cuesta aceptar, pero las cifras no mienten 1 de cada 6 mayores de 60 años sufre abuso o/y maltrato. En el 2006 INPAE (The International Network for the Prevention of Elder Abuse), propone el 15 de junio como fecha de reivindicación y posteriormente, en diciembre del 2011 la ONU ( Organización de Naciones Unidas) lo reconoce oficialmente.

El maltrato, desgraciadamente, no es un fenómeno aislado y lo peor de todo es que incluso, culturalmente, hay actitudes de abuso o de maltrato que no identificamos como tal. Diría más, muchas veces, pensamos que es lo correcto. Po eso, es tan importante esta reflexión para tomar conciencia y poder evitarlas. El estigma de la vejez, ya es una forma de maltrato. Ser viejo se asocia, con pérdida de facultades físicas o psíquicas que generan dependencia, producen fealdad, la pobreza está presente en muchas ocasiones y hay que decir que, por razones estadísticas, afecta más a las mujeres.

A este prejuicio, se suma la falta de expectativas que ofrecemos a los mayores y que muchas veces manifestamos sin pudor alguno. “¿a tu edad, para qué?” “¿a estas alturas ya para qué?” o “no hagas el ridículo”. Los queremos tranquilos, colaboradores y dóciles. Preferimos que no haya cambios drásticos en su vida, nos asusta que se enamoren de nuevo, que emprendan proyectos, aventuras, que hagan, a nuestro entender un uso incorrecto de su dinero… Quizá esta falta de expectativas que les manifestamos, simplemente por la edad que tienen, es la actitud más cruel a la que una persona mayor se enfrenta. Muchas veces lo expresan diciendo “yo ya no pinto nada”, incluso a veces pierden la ilusión por vivir. A nadie, en otra etapa de vida diferente, (30 años, 15, 45, 26, 7…) nos atreveríamos a coartar de ese modo. Hay formas de abordar las situaciones de riesgo que detectemos, siempre desde el respeto a su libertad.

Garantizar una vida digna a los mayores, compromete a toda la sociedad, a ellos mismos también. Tienen derecho al protagonismo de su propia vida, al que no debieran renunciar nunca. Los mayores de hoy y los que vendrán, no son los mayores de hace 20 o 30 años. La sensibilidad social también está en continuo cambio y requiere un esfuerzo de adaptación constante por parte de todos. Un cambio de paradigma, una forma de mirar distinto y al mismo tiempo un compromiso para combatir esta lacra social. El 17% de la población mayor de 60 años sufre abusos y/o maltratos, llama la atención que el 90% de estos, se producen en el entorno más cercano y más íntimo.

Por lo general se trata de procesos muy sutiles de ninguneo que les producen sufrimiento. Ya sea por, aislamiento, falta de afecto, soledad, no contar con ellos, silenciarlos, restarles poder de decisión, controlar sus cuentas, sus afectos, manipular sus emociones, disponer de sus bienes, de su tiempo, apartarlos, esconderlos, anularlos, utilizarlos, ridiculizarlos, decidir por ellos, presionarlos y todo… por su bien. Realmente en la mayoría de los casos, (exceptuando ese 17%), se actúa por su bien y del mejor modo. Buscando su estabilidad y su seguridad. No debemos olvidar nunca que siguen siendo personas de pleno derecho. Personas que, aunque tengan mermadas ciertas facultades, conservan otras y son estas, las que se deben potenciar y estimular para mantener intacto el interés por seguir vivos.

Tranquiliza bastante ver hoy en día, el cambio que se está produciendo entre juristas, médicos, sociólogos, etc. evoluciona hasta el lenguaje. No olvidamos la violencia incluso física que en ocasiones se ejerce contra los mayores, donde tanto los servicios médicos como los Servicios Sociales realizan un gran trabajo de detección y prevención. Hay una necesidad imperiosa de aprender a respetar a los mayores, a los que están y a los que se esperan. Este 15 de junio, está lleno de significado Son muchos los expertos que trabajan para concienciar al mundo de esa necesidad de cambio.

Envejecer es un proceso largo y la vejez debe ser una conquista merecida y grata.IZIAR DOVAL
Secretaría de Bienestar

ITZIAR DOVAL
Secretaría de Sanidad, Bienestar Social y Salud Mental

No olvidamos la violencia incluso física que en ocasiones se ejerce contra los mayores, donde tanto los servicios médicos como los Servicios Sociales realizan un gran trabajo de detección y prevención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *