Miembros de la ejecutiva de Guillermo Sendra visitan el departamento de urbanismo de Dénia

Después de la declaración de intenciones que publicamos recientemente (URBANISMO Y PROYECTO INTEGRADOR) hoy tocaba dar un segundo paso. La fórmula de éxito para cualquier proyecto es consultar con los que han hecho algo parecido antes, y así fue. Dénia abrió sus puertas al urbanismo del Siglo XXI en el 2015 con un proyecto de ciudad que pone al ciudadano como protagonista, poniendo fin a una inercia nociva y anteponiendo el bienestar de la mayoría.

Sí en Calp queremos proponer ese necesario modelo de ciudad para el siglo XXI, no consistirá en escaleras mecánicas ni mamotretos de diseño. Si lo que se pretende es el bienestar ciudadano, es éste el que debe participar en la confección de su ciudad. Calp evolucionará cuando los calpinos se lo propongan. La salud de un municipio se mide en la participación de sus vecinos en la gestión del mismo, y desde hace 20 años en Calp, no ha sido así.

Visita a Denia, a la concejal de urbanismo y primera teniente alcalde Maria Josep Ripoll

El proyecto socialista es muy sencillo, adaptar la normativa urbanística a las tendencias de Europa. Aplicar la ley. Además, como disciplina que se entrelaza con otras muchas, el urbanismo debe ser entendido como vehículo para el bienestar del ciudadano. Se trata de proyectar los servicios culturales, educativos, sanitarios de Calp. Generar un motor sostenible de economía que no comprometa el futuro, expresado en los principios de los Objetivos del Milenio, «devolver a las generaciones venideras aquello que nos han prestado» .

La reunión de Trabajo mantenida con Maria Josep Ripoll nos ha demostrado que, lo que en Calp se dice imposible, no lo es. En Dénia dieron el paso desde el convencimiento y los resultados hablan por si mismos. No es fácil, pero de ninguna manera imposible. Hay que superar el discurso catastrofista del PP, lo único que hace es enmascarar los intereses privados que defienden.

El futuro es tan influyente en el presente como lo es el pasado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *